Noticias Destacadas
Inicio / OMG / Su novio le fue infiel. Ella se vengó metiéndose con 2 negros y le envió video

Su novio le fue infiel. Ella se vengó metiéndose con 2 negros y le envió video

Muchas veces tenemos la sospecha de que nuestra pareja ha traicionado nuestra confianza, quizá puede tratarse únicamente de pequeñas señales que nos dejan pensando y nuestra pareja seguramente lo negará todo, pero eso no detendrá la angustia que podemos llegar a sentir.

Sabemos lo complicado que puede ser el enfrentar una infidelidad, y por supuesto que esto se convierte en una pesadilla durante los primeros días. El problema de esto es que en una situación semejante somos capaces de hacer cualquier cosa como venganza.

Ese es precisamente el caso de la chica de le que te hablaremos hoy.

Recientemente esta joven decidió difundir un polémico video en el que podemos verla bailando con dos chicos en el escenario durante un concierto de reguetón, y aunque en un principio parece ser algo muy normal todo fue parte de una venganza, pues acababa de ser engañada por Luis, su ahora ex novio.

La joven decidió regresarle el favor al novio, dejándoselo muy claro a través de una conversación.

A veces tenemos sospechas de una infidelidad, de que nuestra pareja está traicionándonos y jugando nuestra confianza. Puede que solo tengamos pequeñas pistas que nos dan que pensar, que nuestra pareja lo niegue todo o que, simplemente, sintamos que algo no va bien y eso nos angustie.

Sin embargo, es complicado tener una absoluta certeza si no nos encontramos ante una situación evidentemente comprometida o si no nos lo confiesan. Vamos a tratar de arrojar luz sobre este asunto, con algunas pinceladas que te pueden abrir los ojos sobre lo que está ocurriendo.

No obstante, es importante señalar que nada de lo que explicamos puede darnos una respuesta definitiva. Por eso tenemos que ser especialmente cautos y hay que evitar extraer conclusiones precipitadas sobre la posible o imposible infidelidad de nuestra pareja.

1. Una obsesión repentina por el móvil o las redes sociales

Aquí hay dos factores importantes que tenemos que valorar antes de nada. En primer lugar, puede que nuestra pareja tenga un problema de adicción al móvil o a las redes sociales, y que tengamos que ayudarle a superarlo.

Por eso, hay que analizar si la necesidad por la conexión constante ha sido repentina o, en cambio, ha comenzado de manera gradual.

El hecho de que detrás de un uso excesivo pueda esconderse infidelidad guarda relación con un exceso recelo y ocultismo. Basta con observar si lleva su teléfono encima en todo momento, si controla y chequea constantemente sus mensajes y sus llamadas, si borra los registros o usa su teléfono a horas intempestivas.

No obstante, hay que señalar que por nada del mundo debemos revisarle el móvil o las redes sociales a nuestra pareja, aunque estemos casi seguros de su infidelidad, pues esto supondría un quebranto total y absoluto de su intimidad y de nuestra confianza.

2. Hay una parcela de su vida en la que no te deja participar

De repente, tu pareja tiene una nueva y asombrosa afición que antes no tenía y te es imposible comprender cómo ha llegado hasta ahí y por qué no quiere compartir contigo absolutamente nada que tenga que ver con el tema.

En este caso hay que ser cautelosos, comprender que su recelo puede ser una forma de reclamar un espacio personal e íntimo.

Por esta razón, es necesario examinar detenidamente lo que le puede llevar a ello y nunca tomarlo como una señal inequívoca de su infidelidad. Vale la pena recordar de nuevo que no hay nada que nos garantice al cien por cien que están traicionándonos.

3. Cada día tiene nuevas reuniones u obligaciones

Este tipo de cosas son las que primero nos hacen oler que algo va mal. Si tu pareja empieza a tener reuniones fuera de su horario laboral o académico con demasiada frecuencia, es normal que sospeches.

Si en cada una de estas ocasiones, te detalla al dedillo lo que ha hecho o los lugares a los que ha ido, es probable que no esté hablando con naturalidad. Como reza el dicho: la excusa que se da sin una petición previa manifiesta la culpabilidad.

De todas formas, volvemos a recordar que no siempre sucede así, ni hay que tomarse esto como la confirmación que estamos buscando.

4. Encontramos entre sus ropas o en su cuerpo marcas de besos, pelos, objetos ajenos, etc.

Las pruebas físicas siempre destacan una mayor evidencia sobre una infidelidad o cualquier otra cuestión. Observar y controlar la existencia de estos indicios puede aportarnos una prueba irrefutable que nos ayude a confrontar con nuestra pareja la situación.

5. De repente, nuestra pareja está más segura de sí misma

Las nuevas relaciones suelen proporcionar un soplo de aire fresco a nuestra autoestima y nuestra autoconfianza. Por eso, si a tu pareja le ha dado de pronto “un subidón” y no la reconoces en sus actos, puede ser un motivo de sospecha.

De todas formas, esto no tiene por qué ser malo en sí mismo. No obstante, cuando este indicio se une a otros tantos de los que venimos comentando, puede estar indicándonos que hay una tercera persona.

6. Cuida su aspecto de forma repentina

Este punto está unido con el anterior. Puede que nuestra pareja empiece a cuidarse o se arregle mucho de repente, cuando antes no lo hacía. Esto puede deberse a que le apetece, a que algo le hace tener esa necesidad, a que quiere estar guapo o guapa para ti o que te está poniendo los cuernos.

Por lo tanto, aunque puede ser signo de infidelidad, de nuevo, no podemos sacar conclusiones precipitadas de este indicio en concreto.

7. Renueva sus cuidados hacia ti

Puede que tras unos cuantos años de rutina vital y sexual, tu pareja te sorprenda con nuevos intereses y con una dedicación especial hacia tu persona. Es posible que esto obedezca a las ganas de tu pareja por renovar la relación o a que ha aprendido nuevas cosas fuera, por ejemplo.

Acerca de redactorsv

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*